Flor de galicia

 

Como una flor: perfecto, sencillo y delicado
En el prestigioso barrio de Salamanca existe un pequeño trozo de Galicia que ofrece, a quienes lo visitan, lo mejor de la cocina de la región del norte de España en platos elaborados para ser comparados sólo con lo perfecto, delicado y sencillo lo que proviene de la naturaleza, se trata de La Flor de Galicia; Alcántara 15, muy cerca de la estación Goya del Metro.

La casa fundada hace 29 años por los hermanos Ángel y José Ferreiro, se ha destacado desde siempre por ofrecer platos de la gastronomía gallega sin complicaciones ni excesos, respaldada por una atención de primera. En la Flor de Galicia los sabores sutiles y naturales dominan los condumios desde las suculentas entradas hasta los delicados postres, todo especialmente elaborado con ingredientes de primera y traídos directamente desde la provincia a orillas del Cantábrico a Madrid Capital, aspecto de vital importancia para los hermanos Ferreiro ya que es la garantía de que sus comensales puedan deleitarse con lo mejor de su tierra.

Intimo, es una de las palabras que se puede usar para describir a este restaurante dedicado a complacer a los paladares de gustos exigentes, en un ambiente con decoración ecléctica: donde las acuarelas de Boticario con paisajes gallegos; la iluminación tenue en su justa medida proveniente de lámparas de diseño moderno y las vasijas de barro de la región de Bonxe, especialmente traídas para adornar el lugar, dan el toque preciso de tranquilidad y sosiego que se requiere a la hora de degustar el exquisito menú.

Apenas traspasar el umbral de La Flor de Galicia comienza el deleite, pues en su amigable barra se pueden comenzar a saborear las excelentes entradas que allí se ofrecen, es así como vale la pena perderse en el exquisito crujir de la delgada y delicada masa de la empanada de chipirones en su tinta; saborear unos verdaderos boquerones a la vinagreta o unas gambas blancas, traídas de Isla Cristina-Huelva, groseramente frescas; deleitarse con una buena bandeja de jamón recién cortado o de lacón sobre ruedas de patata gallega y rociado con aceite de oliva virgen, o de saborear el pulpo a la gallega de textura tierna en su justa medida acompañado también de patatas que se deshacen en la boca inundándola de sabores y, como agregado, un vino de su selecta bodega o una rica cerveza bien fría.
Pero hay que dejar espacio para el segundo y aumentar el placer de saborear comida bien elaborada en la que se percibe, además, el gusto y cariño con el que ha sido preparada y es que bien sea con el lomo de merluza en fume de pescado, almeja y gambas, sencillo y sutil al paladar; el arroz con bogavante, una especialidad que no tiene desperdicio; el rodaballo a la gallega o con la exquisita ternera gallega (de la provincia de Lugo), con patatas fritas y pimientos de padrón salteados, para quienes no se inclinan por los productos del mar, La Flor de Galicia cumple con su cometido de complacer hasta los gustos más excepcionales.

Como toda actividad que se realiza para el disfrute, es imperioso cerrar con broche de oro, el corolario al festín de sabores que se puede encontrar en este lugar es la ineludible degustación de alguno de los postres que La Flor de Galicia tiene en su carta: una Tarta de Santiago con visos de celestial; las Filloas rellenas con crema pastelera y la Pirámide de Chocolate blanco van más allá de lo normal, entre otros, con el dulce en los niveles perfectos para dejar a los comensales absolutamente satisfechos.

La bodega, tampoco tiene desperdicio está compuesta por una carta justa y a la medida exacta como todo lo que ofrece La Flor de Castilla. En una sola palabra: Excelente.
Silmar Jiménez
Recuadro: Con servicio de Parking y Parking concertado. Salón para fumadores. Reservas y eventos: 91 578 20 24 – 91 575 51 30 capacidad para 75 comensales.

1 comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *