George Galo y sus Ucronías… de una pasta muy particular

George Galo tiene sólo 21 años, pero voz de largo recorrido, es admirador de Stephen King y de Borges; hace cine documental y ha escrito el libro Ucronías, ficciones filosóficas, editado por Eclepsidra en Venezuela que se presentó, este 7 de junio, en  la librería Con Tarima, en Madrid, de la mano de Kalathos Ediciones.

El cambio de locación a última hora no fue para nada inconveniente para que se abriera una amena tertulia entre George Galo, los escritores Lena Yau, Eduardo Rugeles, David Malavé y el público presente en torno a Ucronías y por lo tanto en torno a su autor.

Ucronías, ficciones filosóficas, es un libro que reúne nueve cuentos, un prefacio y un “post scriptum”  donde Galo se declara a si mismo. “En el post Scriptum habla el autor que soy yo, pero que a la vez sigo siendo un personaje”, dice el mismo Galo.

Ucronías puede parecer un libro extraño en el que el lector avezado notará  influencias de Jorge Luis Borges y Stephen King, pero también de mucha lectura y de mucho cine, según George Galo “Stephen King fue el primero que me dijo: ‘escribe, preocúpate por escribir’; hasta me habitué al ejercicio de escribir 2000 palabras por día, el ejercicio de dedos necesario que recomienda el autor americano”

Pero no solo King, lo grecolatino y lo japonés, como sociedades absolutistas, fatales, derrotistas; el Gran Gatsby de Fitzgerald y el Asterión de Jorge Luis Borges:  “personajes ingenuos que vivían encerrados en su gran mansión uno y en un templo el otro, pero también en la sociedad y que mueren  a manos de otro, me identifico con ellos, aunque veo la muerte a manos de otro de una manera metafórica”, han guiado la inspiración de Galo, en lo literario.

Ucronías fue escrito hace tres años, cuando Galo tenia 18 lo cual hace pensar que nos encontramos ante un joven hecho de una pasta muy particular, con respecto al Galo cineasta documental, cuenta:

“siempre quise hacer películas de Tarantino, pero me di cuenta de que no era mi lenguaje. Cuando llegué al documental, todo fluyó, cuando trabajo este genero lo disfruto”.

Ya casi al finalizar el inevitable tema Venezuela salió a colación durante la tertulia. Para comenzar a describir su visión del país Galo cita la frase de Oscar Wilde en el prefacio de El retrato de Dorian Gray: “La aversión del siglo XIX por el Realismo es la rabia de Calibán viendo su cara en el espejo. La aversión del siglo XIX por el Romanticismo es la rabia de Calibán no viendo su propia cara en el espejo”. Dice Galo: “Todo lo que sucede en Venezuela hay que hacerlo ver, es cierto que crecimos con un ánimo existencialista ajustado a una propensión anímica muy fuerte y absolutista hay que sentarse ante lo real, pensarlo, transformarlo, escribirlo y transmitirlo; Venezuela siempre ha sido tierra de grandes escritores, nosotros pasamos, los libros quedan”.

Un joven hecho de una pasta muy particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *