Caracas: amor y odio

A punto de cumplir 441 Caracas parece que tuviera ojos y me mira, con una mirada tan intensa como la mía cuando la observo durante largos ratos.

Es que Caracas es una mujer que se mueve, que cambia que se transforma constantemente y a la que amo profundamente en una especie de relación lésbica de amor – odio porque a veces sofoca y provoca salir corriendo despavorida, pero muchas otras encanta con todo lo que ofrece.

Hoy a dos meses de salir de esta ciudad loca, salvaje, intensa y colorida, pienso en ella como en una madre, como se piensa en un amante y comienzo a extrañarla aún antes de irme y como una madre ella parece aceptar que debo partir. Probablemente es demasiado pretender pero siento que como toda buena madre o como amante fiel ella también sentirá mi ausencia así como siente la de muchos de sus hijos.

Yo me voy a «buscar mi destino» como diría cualquier novelilla cursi, ella seguirá aquí con sus verdes brazos abiertos, con su tráfico infernal, con su sol candente del mediodía, con su clima amable y con este montón de gente que no la entiende pero que la ama y la odia en igual medida que lo hacemos todos.

Cuatricentenaria y casi media, esta ciudad se parece a mi ¿o será que yo me parezco a ella? caótica, neurótica, extraña, amable, hermosa, fea, a veces descuidada, no obstante tan amada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.